Explorador de innovación educativa

Nuevas formas de enseñanza y aprendizaje en la sociedad digital

El móvil y el aprendizaje más allá del aula

mar 07

¿El uso de dispositivos móviles puede mejorar la implicación efectiva de los adolescentes en su proceso de aprendizaje? ¿Ayuda a que el alumnado se motive y muestre mayor proactividad? ¿Puede ser una herramienta eficaz para salvar las dificultades de integración y seguimiento del ritmo necesario de aprendizaje?

El laboratorio “Mi móvil al servicio de la comunidad: aprender y compartir” es una propuesta orientada a responder estas cuestiones. foto mobile learningEl reto de partida ha sido proponer experiencias educativas que se puedan replicar con facilidad en los centros educativos y que ejemplifiquen el uso de la tecnología móvil para el cambio educativo.

La iniciativa ha sido promovida por Fundación Telefónica en colaboración con Fundación Itinerarium y el Grupo de investigación EMA (Entornos y Materiales para el Aprendizaje) de la Universidad de Barcelona.

¡Novedad¡ Ya está disponible para consulta y descarga el libro sobre el laboratorio “Mi móvil al servicio de la comunidad: aprender y compartir”.

El Reto del proyecto

En 2009, según el estudio de la OECD (2011), casi el 20% de los chicos y las chicas de quince años suspendieron el nivel 2 de alfabetización, un nivel que es considerado el mínimo básico necesario para las sociedades y economías contemporáneas.

La consecuencia directa de este hecho es un sector considerable de la población en riesgo de exclusión social, así como una descapitalización social gradual de nuestros países y, por ende, un menor crecimiento económico.

Para abordar este problema, es claro que hay que afrontar muchas variables, pero hay una conclusión recurrente en las investigaciones experimentales sobre este tema: es necesaria la implicación efectiva del estudiante en su propio proceso de aprendizaje.

Ahora bien, ¿qué entendemos por implicación del estudiante? ¿Cómo se puede promover?

En el planteamiento propuesto en este laboratorio, entendemos que la implicación se puede trabajar en la actividad educativa a través de tres dimensiones:

1. La motivación del estudiante, relacionada con su vinculación y disposición emocional hacia la actividad educativa.

2. La percepción de su propio proceso de aprendizaje, cómo concibe la actividad educativa y su evolución en ella.

3. La participación del estudiante en las actividades propuestas, que da cuenta de su papel activo en este proceso.

En relación con estas dimensiones fue muy ilustrativa la intervención de David Istance en un aforo educativo en junio de 2012[1]. Istance es uno de los coautores del estudio The Nature of Learning: Using Research to Inspire Practice[2], sobre 125 casos de innovación educativa de varios países. De las conclusiones expuestas de este estudio, podemos destacar dos afirmaciones:

  • Normalmente se trabaja más el desarrollo cognitivo que el emocional, pese a que las emociones tienen un papel fundamental en la educación. Para que se propicie un aprendizaje eficaz es necesario que las personas se sientan motivadas.
  • El estudiante ha de ser consciente de su proceso de aprendizaje e implicarse en el mismo con un papel protagonista.

Para promover el compromiso activo del estudiante es necesario atender y reflexionar con el propio estudiante: cómo concibe su proceso de aprendizaje; y cuál es su grado de motivación y participación.

La implicación de nuestros/as estudiantes es un reto asumible, no una barrera infranqueable, pero nos obliga a replantearnos nuestras premisas conceptuales y prácticas.

Desde esta perspectiva, podemos abordar la implicación del estudiantado no como una actitud inherente a la persona, que puede constatarse o no, sino como una variable más del desarrollo del alumno/a, que podemos apoyar como docentes y que nos obliga, entre otras cosas, a replantearnos si nuestra propuesta de actividades.


[2] Dumont, H., D. Istance, i F. Benavides (eds.) (2010). The Nature of Learning: Using Research to Inspire Practice. París: OECD.

La Didáctica del proyecto

Precisamente, en relación con el propósito de promover la implicación de nuestrosedutopia_p-150x150 estudiantes a través de actividades motivadoras, Valerie Hannon[1] utiliza como orientación lo que se conoce por The 4Ps of Engaging Activities. Según este enfoque, las cuatro condiciones (“Ps”) que hacen que una actividad educativa sea  motivadora son:

Placed (ubicada) – la actividad se sitúa, física o virtualmente, en un mundo que el estudiante reconoce y quiere comprender.

Purposeful (con sentido) – la actividad se percibe auténtica, significativa. Lleva al estudiante a acciones con valor práctico e intelectual, fomenta el sentido de autocontrol y responsabilidad.

Passion-led (motivadora) – la actividad capta las pasiones tanto de los/as estudiantes como de los/as docentes, ya que aumenta su implicación, animando a los/as estudiantes a escoger áreas de interés que le resultan importantes.

Pervasive (persistente y englobadora) – gracias a la actividad, el/la estudiante continúa aprendiendo más allá del tiempo y de los espacios limitados del aula: con la familia, los/as compañeros/as, las personas expertas del lugar en donde vive; recurriendo a referencias de Internet, a fuentes de investigación y crítica.

Desde esta perspectiva, en el laboratorio se ha diseñado una propuesta didáctica que conjuga tres elementos metodológicos de innovación:

  • La dinámica de los proyectos de Aprendizaje-Servicio y del trabajo cooperativo en pequeños grupos de alumnos. Promocionamos así la implicación y el compromiso del alumnado, a través de actividades de resolución de problemas y construcción colaborativa de conocimiento.
  • La vinculación al territorio de los aprendizajes a realizar, adquiriendo mayor sentido y significado para el alumnado, al poder aplicarlos en su entorno real.
  • El uso de tecnologías móviles y de geolocalización siguiendo el modelo TPACK. Seleccionadas en función de los conocimientos disciplinares y pedagógicos que se quieren alcanzar con las actividades de aprendizaje, se propone la aplicación de diversas herramientas de creación y publicación web 2.0, el uso de dispositivos móviles y de una plataforma tecnológica de geolocalización de contenidos educativos: Eduloc.

nens-eduloc

Sobre estos tres ejes de acción, la propuesta pedagógica que presentamos, invita a que el alumnado:

  1. Identifique temas o aspectos singulares del lugar en el que vive (medioambientales, culturales, históricos, sociales, etc.).
  1. Recopile y elabore información al respecto, y la geoposicione en el mapa, creando puntos de interés e itinerarios para descubrirla y difundirla entre su comunidad. De este modo, el trabajo realizado, queda disponible para ser experimentado por otros usuarios, simplemente desplazándose por el territorio con su smartphone.

La combinación de estos elementos permite trabajar de forma intensa capacidades y destrezas clave, en relación con las Competencias del Siglo XXI, tales como: el trabajo colaborativo, específicamente para asumir retos o proyectos de interés comunitario; la creatividad; la capacidad emprendedora; el pensamiento crítico; el manejo de las tecnologías para mejorar la comunicación e interacción con el entorno…Todo ello gracias a que sitúa al alumnado en un escenario real y contextualizado.

En la  Guía y orientaciones para los educadores que se proporciona para que pueda replicarse la experiencia en diferentes centros, se sugieren algunas ideas sobre las competencias que un proyecto de estas características puede ayudar a promover en nuestros alumnos:

Competencias de trabajo en proyectos
  • Localiza, selecciona, consulta informaciones y  las integra en un producto.
  • Planifica las tareas a realizar.
  • Organiza los tiempos.
  • Mantiene la motivación y la autoestima.
  • Se plantea preguntas o identifica y maneja una diversidad de respuestas posibles.
  • Transforma la información en conocimiento propio.
  • Aplica los nuevos conocimientos y capacidades en situaciones parecidas y contextos diversos.
Competencias de trabajo colaborativo
  • Sabe dialogar y argumenta sus ideas frente al grupo.
  • Respeta y valora las ideas de los otros miembros del grupo.
  • Maneja habilidades sociales para resolver los conflictos de forma constructiva.
  • Llega a acuerdos.
  • Se responsabiliza de las tareas que le han sido asignadas.
Competencias digitales
  • Comprende y utiliza las tecnologías de la información y la comunicación.
  • Evalúa y selecciona la herramienta tecnológica que le requiere cada tarea específica.
  • Usa diferentes lenguajes en función del carácter multimedia dela herramienta tecnológica utilizada.
  • Interpreta, crea y comparte mensajes multimedia.
  • Usa la tecnología de forma autónoma y responsable.
  • Respeta las leyes de autoría de los contenidos digitales y de uso de imágenes.

Asimismo, sobre el potencial del uso educativo móvil y del Aprendizaje y Servicio, se ofrecen las consideraciones de los siguientes expertos:

Entrevista a Narcís Vives

¿Por qué introducir los móviles en el aula? http://youtu.be/7noPezqhGao
¿Qué pueden aportar los dispositivos móviles al aprendizaje? http://youtu.be/NMKf4Cdo280
¿Qué es el aprendizaje basado en la localización? http://youtu.be/X1Q38ofOyeE
Un ejemplo de aprendizaje basado en la geolocalización. http://youtu.be/BnkTSAxtvUg

Entrevista a Josep Mª Puig

“Aprendizaje y Servicio”: valores e implicaciones pedagógicas. http://www.youtube.com/watch?v=7mFNtOgq6xo&feature=share&list=UUgA6rIeYpzklF1IeInnQ3SA
¿Qué aspectos hay que tener en cuenta para implementar esta metodología? http://www.youtube.com/watch?v=MfJVk9w-tKU&feature=share&list=UUgA6rIeYpzklF1IeInnQ3SA
¿Cómo mejora esta metodología el aprendizaje del alumnado? http://youtu.be/jK1Jdt4LexE

través de proyectos vinculados a la realidad del territorio y la comunidad del alumnado.


[1] Hannon, V. (2012). Learning Futures. Documento de trabajo para el proyectoe ILE.

El Impacto del proyecto

Tomando en cuenta las dimensiones que hemos marcado para promover la implicación del alumnado, sugerimos la siguiente propuesta de indicadores, fáciles de aplicar en los centros educativos:

VARIABLE

DIMENSIÓN

INDICADOR

Implicación del estudiantado Motivación
  • % de estudiantes que manifiestan estar motivados para el aprendizaje de las materias seleccionadas.
  • % de estudiantes, según ítems de autoevaluación y percepción de las materias seleccionadas (dificultad, utilidad, interés…).
  • Análisis del discurso de estudiantes y docentes.
Percepción del proceso de aprendizaje: autoevaluación
Participación
  • Evaluación cualitativa de la participación del estudiantado.
Rendimiento del estudiantado Adquisición de competencias
  • % de estudiantes que consiguen las competencias necesarias en las materias seleccionadas.
  • Comparativa con el % de estudiantes que han conseguido las competencias necesarias: en el curso anterior / en el primer trimestre del curso actual.
  • Verificación de mejoras en los resultados del estudiantado.
  • Comparativa con los resultados de periodos anteriores.
(Análisis tranversal) Disminución del grado de disparidad del estudiantado en motivación y rendimiento
  • Análisis transversal de las variables e indicadores enunciados, en relación con la población de alumnos/as con dificultades.

 

En la  Propuesta diseño de la investigación, los docentes pueden encontrar instrumentos de recogida de datos, que les pueden ayudar a analizar los resultados de la experiencia.

Una investigación en desarrollo y abierta a cualquier comunidad educativa

En el tercer trimestre escolar del 2013 ya se ha desarrollado una experiencia piloto en España, en la que han participado alumnos/as de 3º de ESO del Centro de Formación Padre Piquer (Madrid) y de 4º de ESO del Centre d’Estudis Joan XXIII (Bellvitge, Barcelona).

En ambos centros se han desarrollado dos proyectos de aprendizaje basados en la geolocalización con el uso de móviles.  Se ha invitado al alumnado a que identifique temas o aspectos singulares del lugar en el que vive (medioambientales, culturales, históricos, sociales, etc.); que recopile y elabore información al respecto y la geoposicione en el mapa, creando puntos de interés e itinerarios para descubrirla y difundirla entre su comunidad.

La información de esta experiencia piloto se ha ido compartiendo de forma simultánea a su avance en el site Actualidad del Laboratorio.

La primera consideración preliminar a subrayar es que se ha constatado en los dos centros analizados que: la mayoría del alumnado de 3º y 4º de ESO dispone de un teléfono móvil con acceso a Internet; y que este se utiliza mayoritariamente para navegar por Internet, enviar mensajes y acceder a las redes sociales. Sin embargo, las aplicaciones relacionadas con la geolocalización (como el uso de mapas, localización, GPS, etc.) apenas habían sido utilizadas previamente por el alumnado.

Desde el punto de vista del aprendizaje, el uso del móvil que declara el alumnado está relacionado con la comunicación con sus compañeros, pero no con actividades de aprendizaje (apenas el uso de la calculadora). En este sentido, para el alumnado de ambos centros ha sido la primera vez que han utilizado el móvil con finalidad educativa; asimismo, no tenían conocimientos previos de aspectos relacionados con la geolocalización de contenidos.

Este punto coincide con lo expresado por el profesorado participante. Este tenía experiencia en el uso de TIC para el aprendizaje, pero no habían utilizado nunca el móvil, ni la geolocalización con finalidades formativas.

Ha sido resaltada la implicación del alumnado en las salidas fuera del centro, preparando las entrevistas y usando el móvil para las grabaciones y la recogida de la información. Por ello, en los cuestionarios finales hay mucha unanimidad en sugerir realizar más actividades fuera de la escuela. Asimismo, el alumnado considera que el uso del móvil es motivador y debería utilizarse más frecuentemente en el aula.

Así nos lo explicaban en este video el alumnado y profesorado del Centro de Formación Padre Piquer:

Uno de los aspectos mejor valorados por profesores y estudiantes es el haber realizado un proceso de aprendizaje contextualizado en el territorio. Los productos finales elaborados por los alumnos muestran, en todos los casos, la capacidad de situar el contenido en el contexto específico, realizar un aprendizaje auténtico y contextualizado. En este caso el uso del móvil y la geolocalización han tenido un papel muy destacado.

El laboratorio está abierto a docentes y centros educativos que quieran aplicar propuestas didácticas en las que el móvil sea una herramienta que facilite el aprendizaje más allá del aula, a través de proyectos vinculados a la realidad del territorio y la comunidad del alumnado.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.5/10 (4 votes cast)
El móvil y el aprendizaje más allá del aula, 8.5 out of 10 based on 4 ratings < Volver

3 comentarios

  1. Silvia /

    Este artículo describe un proyecto muy interesante sobre cómo trasladar el día a día de los alumnos al aula, ya que la enseñanza tradicional, en la que el profesor explica la materia, reflejada en un libro de texto, está totalmente desfasada.
    Si bien es cierto que el uso de las nuevas tecnologías hace más atractiva y posible la aproximación de los alumnos a la materia, hay que aplicar todo en su justa medida, ya que el abuso del móvil en clase, por ejemplo, podría dar lugar a desvirtuar la enseñanza de la materia.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Reinaldo Pérez /

    Me parece estupenda esta experiencia que se está llevando a cabo en España y otros países, recientemente realicé una investigación sobre el uso de las TIC’s en los estudiantes de educación superior en un sector específico en caracas Venezuela y pude verificar que es muy baja, mientras que en los colegios los participantes son más activos y utilizan mejor las nuevas tecnologías y sobre todo el manejo de los teléfonos inteligentes desde el segundo grado hasta el preuniversitario lo que me indico que realmente hay que introducir en la escuela la telefonía móvil como una herramienta pedagógica

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Deja un comentario

 
© Fundación Telefónica